Cortando el hilo por lo mas delgado

En la retórica diaria, abogamos por generosidad y repudiamos los prejuicios. Sin embargo, en el primer choque cultural, nuestras quejas revelan lo contrario: más prejuicios y menos generosidad. Culpar a todos los extranjeros es olvidar que nuestras autoridades se beneficiaron de su llegada. Suena a hipocresía hablar de igualdad y generosidad, pero al surgir problemas, somos los primeros en quejarnos. Antes, ser nacionalista era mal visto, ahora todos pretenden serlo sin asumir el costo. Religión, principios, valores, todo se olvida en las crisis, pero rara vez culpamos a las autoridades. ¿Qué hacer? ¿Seguir esperando un milagro o asumir responsabilidad por las autoridades que elegimos? La reflexión es clave para superar esta encrucijada.

dilema-moral educacion-civica

Comentarios (0)

No hay comentarios.

Top usuarios

Usuario Score
Edo 30
cortes 28
Laura 20
anti_weones 12
Lenore 10

Que rabia ser la mina tonta que no es capaz de defender sus intereses cuando se trata de comprar algo, en resumen me enc...

Continue

La entropía acecha cuando la sociedad desconoce las democracias. Decisiones carentes de discernimiento y ética surgen. M...

Continue

Me cuesta entender como las personas cambian tanto para esta fecha y como que todo fueran los regalos :(

Continue